lunes, 31 de enero de 2011

Desde Miami con Amor (segunda parte)

Mi hermana me ha enviado estas fotos (¡mil gracias!) y todavía estoy recogiéndome las babas y limpiándome las lágrimas de emoción. La verdad es que los de Barbiecollector han sido increíblemente rápidos y eficaces, y han añadido un par de detalles: la revista Barbie Collector y una lámina de Basics. El comentario de mi hermana en el e-mail ha sido, literalmente "¡Son tan realistas que la cámara me señala sus caras!". Y no sólo son realistas: tanto Scarlett como Becky son guapísimas, ¿no creéis? Las fotos que encontré en internet no les hacen justicia. Estoy deseando tenerlas en casa.










domingo, 30 de enero de 2011

Sweet & Pink

Nunca llegué a comprarme más que un par de conjuntos de ropa Fashion Fever, y la verdad es que me arrepiento. Había cosas realmente bonitas, (esas pequeñas cajitas con sombreros y bufandas, y esos pantalones, vestidos, faldas y chaquetas a los que no les faltaba detalle y estaban increíblemente terminados para tratarse de ropa Play Line) pero por aquella época yo no estaba para pensar en ropa de muñeca. Eso sí, éste fue un autoregalo que me hice, y es uno de mis modelos favoritos. Las sandalias y el chal son preciosos (aunque no se ven bien en la foto, sorry), y el traje también, pese a que a la Basics le queda algo holgado y no lo luce como lo haría una Fashion Fever.





Me parece que a esta chiquilla le hacen falta unos buenos potajes con su pringá, a ver si esponja algo. Y es que se empeña en comer cosas tan apetitosas (y británicas) como tostadas con gelatina a las siete y media de la mañana, verduras hervidas con mantequilla al mediodía y sandwiches de pepino con té a las cinco de la tarde, lo cual no puede ser muy sano para una chica de su edad. A ver si poco a poco la voy acostumbrando a los churritos o las tostadas con aceite y jamón serrano para desayunar, y de ahí a una buena fabada o un estofado de carne al toro para comer. Y para la merienda un tradicional bocadillo de salchichón. Con la energía que gasta todos los días recorriendo tiendas, seguro que tampoco le engorda tanto el cambio de dieta...

sábado, 29 de enero de 2011

Glittering

Tras la euforia de ese primer día, las cosas se calmaron un poco. Había disfrutado muchísimo haciendo a Helena ese ‘vestido’ con reminiscencias grecorromanas en tonos azul y dorado (si es que se puede llamar así a un trozo de tela sin planchar pegado por detrás con velcro adhesivo), pero enseguida me di cuenta de que no podía seguir vistiéndola como si fuera una mamarracha. Tenía que empezar a coser. Tras un par de experimentos me dispuse a confeccionarle un traje. Pasaron varios días y tuve algún que otro percance con las agujas pero... ¡ya tenía listo su primer conjunto! Consta de un top plateado palabra de honor, falda negra y cinturón rojo. Lo he llamado ‘Glittering’ por las telas usadas en el top y el cinturón. El collar también está hecho por mí con cuentas de cristal y alambre de plata. Los zapatos son los Basic.

A pesar de ser un conjunto muy sencillito (aunque a mí me costó la misma vida hacerlo, parecía que estaba haciendo un traje de alta costura), Helena está encantada con él y ya lo ha lucido en alguna que otra ocasión especial. Eso sí, ya me ha advertido que me vaya poniendo las pilas, quiere ampliar su fondo de armario...

viernes, 28 de enero de 2011

Basics Accesories Set - L.A. Convertible

El pack de accesorios Basics que compré está bastante bien. También es bastante caro, pero cayó por Reyes y preferí eso a unos zapatos para mí. Contiene un pañuelo blanco y negro, dos cinturones estrechos (uno rosa fucsia y otro azul cyan, bastante incómodos de poner y quitar), tres brazaletes (negro, fucsia y cyan), cuatro pares de zapatos (negros, fucsia, cyan y combinación negro-fucsia) y un par de botas blancas, un bolso de piel fucsia y unas gafas de sol de color blanco. Ésta es la primera combinación que hice con el "little black dress". También he añadido una foto del set que encontré en internet (no tuve paciencia para fotografíar mi caja), es el Look No. 003.







¿No es perfecto para un paseo en descapotable por los bulevares de Los Angeles?

jueves, 27 de enero de 2011

Gossip Girl - Serena

Cuando terminé el conjunto inspirado en Blair, pensé que no tenía más remedio que hacer otro inspirado en su amienemiga Serena van der Woodsen. Decidí utilizar los mismos complementos (la cinta de pelo, el bolso y los zapatos) y un material en común (el lazo negro), pero cambiar la tela (en este caso un retal de un forro de sofá de hace veinte años, pero del que he podido aprovechar el dobladillo a máquina) y sobre todo, el estilo (tirando a verbenero de lujo). Y este ha sido el resultado. Barbie ha posado como una profesional y ha sacado a relucir su lado más sexy.


miércoles, 26 de enero de 2011

Gossip Girl - Blair

Me encanta Gossip Girl. Al principio era por los vestidos y porque la trama transcurre en Nueva York. Después me fui enganchando, y ahora devoro los capítulos de forma compulsiva. Mi personaje favorito es Blair Waldorf, una chica mimada, caprichosa, con un puntito de villana y muchas ganas de enredar, pero eso sí, con estilo. Quería rendirle un pequeño homenaje, así que aprovechando el top del modelo Pink Coco (ya os lo enseñaré), hice una falda con vuelo, una cinta para el pelo y tuneé unos zapatos de Barbie Fashionista. El vuelo de la falda ha sido más bien cortito, no me ha convencido, pero qué le vamos a hacer, para la próxima iré perfeccionando la técnica del tableado. En general el conjunto no se ve mal, y si no preguntadle a Barbie, que ya se estaba imaginando dando un paseo por el Upper East Side.



Helena

Tras la ansiada espera, llegó el día en cuestión. Bueno, en realidad fue un día después pero no importaba… ¡los Reyes habían dejado un regalo para mí! Un paquete con una forma que se asemejaba a la caja de una Basic. Como un niño pequeño quité el envoltorio y apareció ELLA. La Barbie Basic número 03, de la colección 001. La Barbie más bonita de todas (con permiso de Baabi). La abrí y me dispuse a sacarla. Estaba afanado en esa tarea cuando me asaltó la gran pregunta… ¿por qué las Barbies vienen tan bien atadas a su blíster? ¿Acaso temen los de Mattel que se escapen? ¿Y por qué les cosen el pelo? ¿No sería mejor que le pusieran una bolsita de plástico para protegerlo, en lugar de tener que utilizar unas tijeras para descosérselo? En fin, preguntas de Barbiehólico novato. Pasaron unos interminables minutos de lucha contra la caja pero al final gané la batalla y pude liberarla. Por fin tenía a Helena en mis manos.

Y ahí estábamos. Helena y yo en casa de Rossetti y Baabi. Y ahora… ¿qué? Nuestras caras de iluminaron con una gran sonrisa. ¡A vestirlas! Ya nos habíamos proveído de retales, agujas, hilos, velcro adhesivo… todo aquello que pudiera servirnos para divertirnos con nuestras niñas. Daba igual que la tela no estuviera planchada. Daba igual que se vieran las puntadas. Daba igual que salieran hilos por todos lados. Daba igual que en mi vida hubiera enhebrado una aguja. Nada iba a impedirme de disfrutar de ese momento. Nada iba a impedirme de disfrutar con Helena.

martes, 25 de enero de 2011

Desde Miami con amor

Mi hermana pequeña (mi hermana chica, como decimos en Cádiz) está trabajando en Miami. Sí, suena a película pero es la verdad. La niña es un fenómeno y se la rifan. Hasta hace unos días ese hecho me hacía sentir inmensamente orgullosa. Desde anteayer, he pasado directamente a venerarla. Y es que los de www.barbiecollector.com le van a enviar un par de chicas de las colecciones Basics 1 y 1.5 y un paquetito de accesorios Basics Jeans que traerá en plan inmigrantes sin papeles dentro de la maleta en su próxima visita (el 12 de febrero, para ser más exactos). Todo por 57 euritos, gastos de envío incluidos (Sacados del dinerillo que había caído por Reyes para las rebajas, pero pensé... ¿quién quiere otro jersey? ¡Lo que yo quiero es otra Barbie!). Teniendo en cuenta los precios de las chiquillas en España, y que soy una verdadera inútil pujando en e-bay, creo que he hecho una gran compra. Si le renuevan el visado a mi hermana corre el riesgo de que en la aduana la detengan por trafico ilegal de top models a escala. Pobrecilla, no se imagina la que le espera. Os dejo unas fotos de mis niñas sacadas de internet. La primera es de Scarlett y la segunda de Becky (por Escarlata O'Hara y Becky Bloomwood, por supuesto). Decidme que no son una preciosidades.






lunes, 24 de enero de 2011

Confesiones de un Barbiehólico II. De niño a hombre.

Poco a poco fui abandonando a mis Masters del Universo y entrando en la adolescencia. Ya sabéis, lo típico, hormonas, acné, gafas, ortodoncia, más acné… Y, sin quererlo, Barbie pasó a un segundo plano, aunque en ningún momento desapareció. Se mantuvo en un estado latente, dormida, como Aurora, esperando a ser despertada. Y así pasaron los años (los 20), y más años, y más años (los 30)… hasta que un día llegó Rossetti y me hablo de su ‘amor a primera vista’. Ella me comentó, con todo lujo de detalles, como fue ese primer encuentro. Desde la descripción del stand en el que estaban expuestas, hasta el modelito que lucían, los peinados, los zapatos, las cajas… además de, como no podía ser de otro modo en ella, la explicación del por qué las Basics no se encontraban junto a las Play Dolls. No. Las Basics no estaban hechas para jugar como el resto de las Barbies. Ellas estaban hechas para ser vestidas y customizadas. Ellas estaban hechas para nosotros.

Antes de que pudieran reaccionar nuestras respectivas parejas, ya habíamos tramado un plan. Las Basics nos las traerían los Reyes Magos. Rossetti ya había decidido cuál sería la suya. La número 1. La cuestión era… ¿cuál sería la mía?

Sunny Delight

No os preocupéis, que no os voy a hablar de ninguna bebida refrescante. El caso es que a los dos días de tener a mi Basics, me di cuenta de que vestir y desvestir a la susodicha, y sobre todo hacerle las pruebas mientras confeccionaba sus vestidos, iba camino de convertirse en una catástrofe. Resulta que la niña nos ha salido delicada. Que si "ten más cuidado con las tijeras que me vas a dejar flequillo", que si "si lo que quiero es que me saquen sangre voy a que me clave la aguja una profesional", que si "parezco la niña del exorcista con tanta vuelta de cabeza..." Total, que me cansé y decidí buscarme a una modelo de tallaje. Seamos realistas. Con estas top models lo único que puedes hacer es vestirlas, peinarlas y hacerles fotos. Algunas de mis chicas se ofrecieron generosamente a hacer el trabajo, pero decliné su oferta con amabilidad. Les expliqué que aunque aún son jóvenes y preciosas, no se merecen un trabajo tan duro, que podría afectar a sus articulaciones en un futuro. No. Haré como cualquier empresa que se precie y contrataré a una becaria por cuatro euros.

Y eso he hecho. Literalmente. Por esa módica cantidad, encontré a la candidata perfecta para el puesto. A cambio de un techo y tres comidas diarias, esta Barbie Beach que dice llamarse Sunny Delight ha aceptado encantada el trabajo. Llegó a España desde California para aprender nuestra lengua y ya no quiso marcharse. "No podría vivir sin paella ni flamenco. Ni sin la ropa de Mango". Como podéis comprobar, es un encanto de chica. Guapa, simpática y sobre todo con unas medidas que se asemejan mucho a las de "Baabi". El único problema es que debe estar emparentada con Frodo Bolsón, porque tiene unos pies de hobbit depilado que no permiten calzarle ni unas tristes zapatillas.



En tan sólo 24 horas se ha ganado el cariño de todas sus compañeras de piso, especialmente el de nuestra top model, a la que sigue como un perrito faldero. Debo confesar que ha mí también me ha robado el corazón. Sobre todo porque no importa las veces que le clave la aguja o le mueva la cabeza: siempre me obsequia con una sonrisa.

domingo, 23 de enero de 2011

Confesiones de un Barbiehólico I. Los niños no juegan con Barbies.

Si. Yo también lo confieso. También paso de los treinta y soy Barbiehólico. Sin embargo... nunca tuve una. Los niños no piden Barbies. Piden otros juguetes, GI Joe’s, Star Wars, Clicks de Playmobil, Masters del Universo… Yo me decanté, principalmente, por los últimos. Cada año los Reyes dejaban, como mínimo, un par de esos muñecos. Así que crecí jugando con ellos e inventando mil historias. Me encantaba tirarme en el suelo con mis 'He-Mans' y dejar volar mi imaginación. Aún hoy día los recuerdo con mucho cariño, especialmente a mis tres favoritos, He-Man, el prota, Skeletor, el villano, y Teela, la capitana de la Guardia Real. Ella suplía de algún modo la ausencia de Barbie y daba un toque femenino al Reino de Eternia y al Castillo de Grayskull.


Pero claro… Teela no era Barbie. Por mucho que lo intentara, no podía parecerse a Barbie. Sus músculos y su poca estatura la delataban. Es lo que tiene ser una guerrera. Además, sus obligaciones como capitana de la Guardia Real no permitían que, ni por un momento, se desprendiera del traje-armadura que vestía. Tan sólo podías quitarle el peto con forma de cobra que llevaba durante los combates. No. Teela no se podía desvestir. Y lo que era peor. No se podía vestir.

Dawn

Este es el primer modelo que he diseñado y confeccionado para mi Basics. Antes de que os echéis las manos a la cabeza y en mi defensa, diré que nunca he cosido. A no ser que por coser se entienda dar dos puntadas para reponer un botón que se ha caído o un roto en un calcetín, nunca he sentido el menor interés por la costura. La cosa tiene delito, sobre todo porque mi abuela es costurera y para más inri estudié en un colegio de monjas que pretendían hacer de nosotras bordadoras natas. Pero aparte del "petit point" nada, ni un dobladillo, ni un mantelito, ni una triste servilleta consiguieron las pobres que hiciera. Así que decidí empezar por algo fácil y tunear ropa de Barbie que no me gustara o que no usara. Y por supuesto utilizar cualquier cosa que tuviera a mi alcance (lazo, velcro adhesivo, retales con dobladillos pasados a máquina, prendas de ropa muy gastadas o estropeadas...) para facilitar mi labor. Sé que hago trampas. Pero yo prefiero llamarlo Eco-moda, porque después de todo, es una forma de reciclaje casero. Si quieres saber algo más acerca de la Eco-moda, consulta la página de FAQs.



En este caso se trata del traje azul de Bella (el que usa durante casi toda la película de Disney, pero sin delantal), al que le quité las mangas y los tirantes, y lo acorté para tuviera más vuelo. Le añadí un ribete de cordón dorado y un sencillo cinturón a juego, et voilá! Combinado con unos zapatos del set de accesorios Basics resulta un modelo perfecto para una celebración de mañana o tarde, tipo bautizo-comunión-boda. El nombre (Dawn) significa amanecer en inglés. Y es que ese cordón dorado en forma de ensaimada me recordó al sol saliendo del mar.



Por suerte, Barbie estaba de tan buen humor por estrenar conjunto que ni siquiera le importó que se tratara de una transformación. En realidad, utilicé la palabra mágica: "vintage", y en medio minuto lo tenía puesto y corría a enseñárselo a sus nuevas amigas. Menos mal que a Bella no le importó donar el vestido. "En realidad estaba harta de ir de campesina francesa" me confesó. "Ahora que soy de la realeza, no puedo seguir usando ese tipo de ropa plebeya. Y si no, que se lo pregunten a Doña Letizia".

sábado, 22 de enero de 2011

No sólo de Barbies vive el coleccionista

Os he confesado mi adicción por las muñecas en general y por las Barbies en particular. Y la cuestión es, que aparte de mis Barbies, mi colección de muñecos es variada:

-Dos Cabbage Patch Kids, una de ellas con rasgos asiáticos (una monada, a ver se un día le hago una foto y la cuelgo) y una que fue comercializada como Nena Melena, y que me ayudaba a relajarme durante las épocas de exámenes mientras trenzaba su pelo de lana relleno de alambre una y otra vez.

-Cuatro Nenucos, dos niños y dos niñas con varios conjuntos de ropa para cambiarlos. Dos son míos y dos los heredé de mi hermana.

-Dos Nenucos tamaño mini, un niño y una niña. Para comerselos. Uno mío y otro heredado de mi hermana.

-Una Barriguitas, rescatada de mi hermana pequeña, vestida con una muda de Mariquita Pérez mini.

-Dos bebés mini, tipo Mariquita Pérez, regalo de la madre de mi marido (supongo que a falta de nietos de verdad).

-La Bella y la Bestia, de Simba, rescatados de mi hermana pequeña. De la Bestia conservo el disfraz de monstruo y el traje de príncipe, aunque le he puesto éste de Ken que encontré el otro día en el Carrefour porque le tenía manía al suyo. El vestido de Bella es del coleccionable "Barbie por el mundo", concretamente se trata del correspondiente a Austria. Conservo el traje dorado original, pero en muy mal estado, y el traje azul lo he modificado para usarlo con mi Basics.


-Una Bratz, Yasmine, regalo de mi hermana y mi cuñado y por la que di la lata durante meses. Guardo el conjunto de repuesto que traía en la caja original.



-Un hada tipo manga, de Juguettos, regalo de mi hermana pequeña y por la que también di la lata durante meses. Venía con su peana y no le falta detalle, está muy bien terminada, con pestañas y una cara preciosa, así que durante meses la tuve como adorno en mi tocador.



-Y la reina de la corona, mi Nancy Jeans, que me regaló mi abuelo cuando cumplí once años. El armario y la ropa de los años setenta que contiene es heredado de la hija de una amiga de mis padres. Mi madre y mis hermanas lavaron y arreglaron los vestidos y el armario, y me los regalaron unas Navidades. Ni que decir tiene que fue mi regalo favorito.

viernes, 21 de enero de 2011

Confesiones de una Barbiehólica IV. El día B.

Con un día de retraso, los Reyes Magos dejaron en mi casa a una nueva inquilina. Su nombre es Barbie (aunque ella insiste en que la llame "Baaabi", que es como se pronuncia en inglés), y llegó con aires de grandeza y dándoselas de supermodelo. La verdad es que es tan elegante que le perdoné esa actitud, esperando que con el tiempo aprendiera a convivir con las que serían sus compañeras de piso. De hecho, pronto demostró que esas maneras no eran más que una pose y que en el fondo es una de nosotras, una "fashion victim" que gritó de alegría cuando vió el regalo de bienvenida que le tenía preparado. Al armario le había sumado un pack de accesorios Basics, así que prácticamente se le saltaron las lágrimas de emoción. La verdad es que fue una buena forma de romper el hielo, porque a los pocos minutos la había desnudado y había comenzado a hacer lo que deseaba desde la primera vez que la vi: vestirla.



Ese mismo día recibimos la visita de Helena, una buena amiga de Barbie, también procedente del mundo de la moda y con los mismos aires de diva. Se quedó un rato en casa y accedió también a posar para la cámara, después de jurarle por Snoopy que yo no era ningún paparazzi y que no utilizaría las fotografías para venta por catálogo, ya que ella tenía un caché que cuidar. Así que aquí tenéis un par de fotos de esa primera sesión.